Descubre uno de los rincones más bonitos de Andorra: el Coll de Ordino

Vistas a las motanñas de Andorra

El Coll de Ordino es uno de los puertos de montaña con más encanto de Andorra. Es una visita turística muy completa en la que descubrirás muchas curiosidades. ¿Nos acompañas?

Un bosque muy especial

Esta carretera esconde un secreto entre sus montañas: “El Bosc Viu”. Un bosque mágico en el que grandes y pequeños descubriréis la leyenda del “tió”, a través de un recorrido entre pinos encantados. El “tió” de Navidad es una tradición muy popular del país que tiene lugar cada 24 de diciembre.
Y como novedad, desde este verano el Bosc Viu de Ordino acoge nuevos miembros entre sus árboles. Una exposición de obras de arte que representan seres mitológicos, caras y manos, fusionando así arte y naturaleza.
Estas dos exposiciones ponen de relevancia la importancia de preservar la naturaleza.

El Coll de Ordino

Esta pintoresca carretera, que une la población de Ordino con Canillo, es punto de salida de varias excursiones de senderismo, como el Tomb de les Neres o el ascenso al Casamanya.
Subiendo desde el pueblo de Ordino, a los pocos kilómetros encontrarás un mirador con muy buenas vistas al pueblo, los picos de Andorra del valle norte y sobre el Casamanya, la montaña más alta de la parroquia.
Esta ruta muy apreciada por los amantes del ciclismo de carretera. Es una de las rutas cicloturísticas que ofrece el país, con un recorrido de casi 10 km y un desnivel de 700 metros positivos. Su exigencia ha convertido a este puerto de montaña en uno de los imprescindibles de La Vuelta a España en diferentes etapas en su paso por el país, la última la de este año. También es una carretera muy apreciado por motoristas, por su belleza y la oportunidad de disfrutar de cada una de sus curvas. Eso sí, hay que aprovechar el buen tiempo ya que con las primeras nevadas se cierra hasta la primavera.

Coronando el puerto

Disfruta de los colores del otoño mientras conduces hacia la parte alta del puerto. Amarillos, naranjas, ocres y rojos intensos tiñen las laderas de las montañas al más puro estilo impresionista.
Al llegar arriba, haz una nueva parada para admirar el paisaje o simplemente para descansar un rato. Tírate en el césped y deja que la brisa te acaricie el cuerpo. ¿Cuánto hacía que no te tumbabas en un prado como hacen los niños?
Cuando te apetezca, sigue tu camino. Puedes volver sobre tus pasos y regresar a Ordino, o bien continuar por la carretera hasta Canillo. Si eliges la segunda opción, no te olvides de parar en el Mirador del Roc del Quer y en uno de los bares de montaña que encontrarás en la ruta: el Racó de Montaup o La Borda del Pi.

Y después de descubrir nuevos rincones de Andorra, acaba el día en Caldea. Un baño de agua termal bajo el cielo estrellado… ¿Te lo vas a perder?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *